Un servicio esencial que todas las bodas deberían tener.

 

Y no vale eso de… “mi prima me lo hace”. ¿Sabes qué pasará? Que tu prima no disfrutará de tu boda porque estará pendiente de que todos los detalles salgan como tu los has preparado, o también puede pasar, que tu prima se tome dos copitas y se olvide de las tareas que le encargaste… Resultado: prima agotada y enfadada porque no disfrutó de tu boda, o, boda desastre porque al rato tu prima se olvidó y abandonó sus tareas.

Así que, plantéate muy en serio lo de llevar a profesionales que se encarguen de coordinar tu boda. El resultado será de diez y tu satisfacción y tranquilidad crecerán sin medida.

En Anaïs – Bodas y Eventos ofrecemos este servicio, es nuestro favorito, pero con esto no te quiero decir que seamos las únicas que lo hacemos. Tengo compañeras maravillosas que también lo ofrecen. Busca a tu Wedding Planner, la que conecte contigo, la que más te guste, y pregunta sin compromiso. Es un servicio que merece la pena.

 

 

Tareas a llevar a cabo las semanas previas a la boda.

Sí, sí, semanas… No es cosa solo del día de la boda. Estate atento.

 

Confirmación de los invitados: Entre cuatro y cinco semanas antes de la boda.

Seating plan: El catering debería tener la distribución de las mesas y el número de invitados finales lo antes posible, como muy tarde, dos semanas antes de la boda.

Comprobación de lectores y lecturas: Además de tener claro quiénes van a encargarse, hay que asegurarse que saben qué deben leer.

Las sorpresas: Que no falten, pero, imagínate que tus amigos quieren hacerte una sorpresa y tu no quieres que la hagan, o no quieres que se haga en el momento en que ellos han pensado hacerla. La Wedding Planner en ese caso es una perfecta intermediaria, ya que gestionará el asunto sin que vosotros, la pareja, os preocupéis de nada y, sin desvelar el secreto.

Preparar la decoración: Este servicio no es exclusivo de la Wedding Planner, podéis contratar a empresas maravillosas de decoración que os prepararan rincones mágicos. Aunque debéis ser conscientes que si tu Wedding Planner ofrece este servicio también, siempre va a quedar todo más acorde y estará mas en consonancia con la línea que lleve la boda.

Timing: Esto es algo que las parejas no hacéis. Es un documento que la Wedding Planner prepara en el que aparece todo lo que va a pasar el día de la boda, a qué hora y quiénes deben estar presentes y todos los datos de todos los proveedores por si necesitamos contactar unos con otros. Esto se les envía a todos los proveedores por lo que todos en todo momento saben que está pasando. Es genial. (Esto tu prima no te lo hace).

Confirmación de menú con el catering: Esto es indispensable pues el catering debe saber si hay algún invitado con alguna intolerancia o enfermedad, o simplemente que no come carne o similar.

Controlar los pagos y presupuesto: Los último pagos se hacen los días previos a la boda. ¿Quieres estar pendiente de que los proveedores te estén llamando a diario para esto? Os crea mucho estrés y no os deja disfrutar de los días previos.

Consultar el tiempo: Uffff. ¿Imagina que da lluvia? ¡Nervios, nervios, nervios! ¿Ahora que hacemos? La boda es al aire libre… ¿Ahora qué? Una carpa… Gasto extra… La Wedding Planner se encarga de todo esto. Os ahorráis quebraderos de cabeza.

 

 

¿Sigues pensando que tu prima te lo hará genial? Me encantaría leerte en comentarios. Un placer tenerte por aquí. 

Las fotos son del genialísimo Álvaro Borjas del Workshop de editoriales de Renata Enamorada del que tuve la suerte de participar el pasado mes de septiembre. 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies